¿Generación perdida o generación nueva?

Que las nuevas generaciones han cambiado es algo a lo que uno se enfrenta cada día cuando es responsable de un proceso de selección, o cuando convive en casa con un hijo adolescente, o simplemente cuando pasa por delante de un colegio o instituto.

Incluso los modelos de educación y los jóvenes han sido uno de los puntos del debate político español en esta campaña cuyas elecciones culminamos hoy.

wheatley.jpgGracias al Blog “Elegant Solutions” he llegado a un vídeo de Margaret J. Wheatley, consultora senior y escritora en el ámbito de la Dirección y Gestión de Empresas, y el Comportamiento de las Organizaciones.

El vídeo (que dura 5:57 min) es realmente interesante. En él, Meg aborda un problema que afecta y preocupa a los Tres grandes de la Automoción de Detroit: cifras de absentismo laboral que llegan al 20% y originadas principalmente entre los empleados más jóvenes (de 18 a 29 años).

Tras analizar las razones por las que estos empleados jóvenes se toman días libres aparecen cuatro grandes puntos:
1. Son tremendamente indulgentes consigo mismos. Si ven una oferta tentadora de última hora para hacer un viaje interesante la toman.
2. Muchos de ellos tienen familias e hijos y han decidido dedicarles más tiempo y disponer de niveles de conciliación familiar superiores a los que disfrutaron las generaciones anteriores.
3. Han visto como a pesar de su entrega, sus padres han sido despedidos y contratados de forma continua y abusiva por estas grandes corporaciones, y ellos como hijos que vivieron de primera mano estas experiencias,  no están dispuestos a hacer el mismo tipo de concesiones.
4. Muchos de ellos lo compaginan con otros trabajos más creativos que implican composición musical, edición de vídeo, trabajo como DJs o dirección de nightclubs.

Tal vez la sorpresa de muchos directivos al comprobar el éxito de Internet y de cómo en las comunidades 2.0  las personas ofrecen parte de su tiempo de forma gratuita entregando un valor al resto,  provenga de un cambio generacional poco entendido.

La respuesta que han dado al problema las direcciones de GM, Ford y Chrysler ha sido endurecer las normativas y las sanciones para todos aquellos que se ausenten del trabajo. Han contratado a supervisores con experiencia militar. Y han creado la figura de Coordinadores de Absentismo, empleados altamente cualificados con formación MBA cuyo trabajo es recorrer las plantas de producción tomando notas y generando informes de cuántos empleados están en su puesto y de los tiempos de descanso que se toman cada uno de ellos.

Entre algunas de las citas de directivos de Detroit que Meg menciona está la siguiente: “lo que esta generación necesita es una buena recesión”.

A pesar de haber superado los 30, muchos de estos puntos me son muy familiares y podrían ser asimilados fácilmente por las siguientes generaciones en España. De hecho, hoy mismo, un artículo de Cristina Delgado en El País “Cuando la empresa es Gran Hermano” (9/03/2008), muestra que el problema es también relevante en España y que las soluciones que se estudian no difieren tanto a la aplicadas en los EEUU:

“La tasa de absentismo española se situó en un 3,6% a finales de 2006, según datos del Ministerio de Trabajo, aunque algunas consultoras internacionales la colocan en el 4,1%, muy cerca de la media europea. Que una persona no se presente a trabajar, a la empresa le sale caro. Las faltas en el trabajo (que incluyen tanto a quienes no acuden por enfermedad como a quienes se ausentan sin justificación) cuestan en total unos 10.600 millones de euros al año (1,1% del PIB)”

Como respuesta a intervenciones y preguntas, Meg propone el trabajo en equipos altamente integrados, como modo de motivar y mejorar las condiciones de trabajo para estos jóvenes. Lo llamativo, es que esta forma de organización del trabajo es la que utilizan ya algunas empresas de última generación como por ejemplo Google.

En el siguiente extracto Meg nos enfrenta a la visión clásica del liderazgo.

112105_generations.jpgLas visiones de las culturas occidentales sobre las mejores prácticas de organizar y liderar (ahora los métodos más aplicados en todo el mundo) son lo contrario de lo que la vida nos enseña. Los líderes utilizan el control y la imposición en lugar de procesos autogestionados y participativos. Reaccionan a la incetidumbre y al caos endureciendo aún más los férreos controles, en vez de comprometer las mejores capacidades de las personas para aprender y adaptarse. Al hacerlo, sólo crean más caos. Los líderes alimentan emociones primarias de miedo, escasez, y búsqueda del interés propio para conseguir que la gente realice su trabajo, en vez de los más nobles y humanos conceptos de la cooperación, la dedicación, y la generosidad. Esto ha conducido a estos tiempos difíciles, dónde nada parece funcionar como queremos, y en el que muchos de nosotros nos sentimos frustrados, desconectados, y estresados.”
Margaret J. Wheatley

2 Respuestas a “¿Generación perdida o generación nueva?

  1. Esta entrada se puede interpretar como una confirmación más sobre el futuro de las organizaciones en red, es como un movimiento que va tomando cuerpo. Creo que las organizaciones que sepan entenderlo, modularlo y explotarlo generarán cualidades de adaptabilidad, poner diques al mar (gran hermano) no se presume como una solución sostenible…

  2. Vivo con este problema a diario en este sector dedicado a hacer coches. Hace dos semanas paso algo que quería compartir con vosotros.

    Un fabricante americano redujo uno de los turnos en una planta de producción (el de noche) produciéndose un despido masivo. Curiosamente afecto principalmente, en su mayoría, a una bolsa de trabajadores temporales, que estaban contratados a través de agencias ETTs.

    El día después alrededor de un 25% del personal del turno de tarde, en nomina y sindicados, faltaron a sus puestos de trabajo. La lógica hace pensar que la seguridad y protección en el trabajo hubiera reforzado a la gente que se siente mas estable a acudir a su puesto de trabajo, pero……..

    Y si no fue así (sino todo lo contrario – lo que realmente se produjo en esta situación) — no podría ser una reacción colectiva de un sistema a la manifestación de la evidencia se la falta de seguridad y protección en el trabajo, con independencia de los garantías contractuales.

    Consciencia colectiva de una especie(¿?)

    Y Darwin, como interpretaría Darwin esta situación ¿?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s